Cuidados básicos de cactus y crasas

Elinne B. Iorgov
CMS Odoo - Una gran imagen

Los cactus, tunitas, crasas o suculentas entran en lo que a mí me gusta llamar "plantas guerras", debido a que son muy resistentes y no demandan demasiado mantenimiento. Algunos pensaríamos que es casi imposible matarlas, pero conozco varios casos que demuestran lo contrario, es por esto que decidí dejar por aquí un pequeño punteo de cuidados básicos que a mí me han funcionado.

::: Riego :::

La cantidad de agua dependerá del tamaño y especie de la planta, y la frecuencia con la cual lo haremos de la época del año.

En los meses de inviernos la frecuencia de riego será menor,  cada quince días estará bien para nuestro clima, e incluso si se encuentran en un ambiente muy frío y húmedo podemos espaciarlo más. Durante el otoño y la primavera lo realizaremos cada diez días e iremos acortando la distancia hacia el verano donde se regará una vez por semana o cada cuatro - cinco días si las temperaturas son muy altas y el ambiente muy seco.

Es importante que el agua caiga en la tierra cerca de la planta para asegurarnos que llegue a las raíces pero no sobre la planta.

En el caso de las macetas más pequeñitas, por ejemplo las que colocamos en el  escritorio, debemos tener especial cuidado de no excedernos,  recomiendo tomar como medida una cucharita, con una  los cactus y tunitas ya serán felices, y en el caso de las suculentas o las tunas del tipo aloe podemos utilizar dos.

Si notamos que la planta esta menos estable en su maceta, hinchada, blanda y amarillenta, nos estamos pasando de agua y debemos reducir la cantidad y frecuencia de riego. En el caso de falta de agua notaremos que se ablanda gradualmente pero sin descolorarse, disminuye su tamaño o aparecen arruguitas, en este caso aumentaremos la cantidad o frecuencia de riego.

::: Sol :::

Es verdad que todas estas plantas necesitan buena iluminación, pero esto no quiere decir que todas necesiten estar directamente expuestas al sol durante todo el día.

Las especies que necesitan tener contacto directo con el sol son las que tienen muchas espinas o pocas pero fuertes y de porte importante; por otro lado a las especies de cactus con pocas espinas, tunas o suculentas les hará bien una buena iluminación o un ratito de sol pero también necesitan cierta sombra.

Si a nuestra planta le falta sol nos daremos cuenta porque comenzará a girarse cambiando su postura, o a estirarse y alargarse cambiando su forma en busca de la luz.

::: Cambio de maceta :::

La mayoría de estas plantas se toman su tiempo para crecer, pueden ser meses o años según la especie, pero es importante que cuando aumento su tamaño considerablemente y comience a tener muchos hijos seamos consientes de que  sus raíces también crecen y necesitarán más espacio, en ese momento es recomendable trasplantarla a una maceta más grandecita.